sábado, 29 de marzo de 2008

¿Hay racismo en la República Dominicana?


Esta pregunta tan mencionada y hecha por los medios de comunicación y los organismos internacionales no acaba de satisfacer a muchos con sus posibles respuestas. Responder sí o no a la pregunta no soluciona el problema. La respuesta a preguntas tan marcadas en la historia y en la cultura de los pueblos no tienen respuestas de sí y no, no son posturas de blanco y negro, también existen los tonos grises. Posturas tan radicales como la de los gobiernos de turno, por asuntos de mantener una imagen internacional de "aquí se respetan los derechos humanos" y otros tal vez un poco más realistas que se dedican a estudiar más a fondon el problema del racismo en la República Dominicana contestan a esta pregunta con un sí.
El problema en la República Dominicana no es sólo racismo, es antihaitianismo, de hecho aquí se encuentran más de 50,000 europeos indocumentados y nadie dice nada.
Seguir Leyendo...


¿Hay racismo en la República Dominicana?
Fuente: 7dias.com.do, 15 de Marzo del 2008
autor: Haroldo Dilla Alfonso
El tema del racismo en la República Dominicana es una ola que va y viene, emotiva, patriotera y con muy poca reflexión.
Y es así, no porque la sociedad dominicana haya decidido reflexionar sobre ello, sino porque se producen hechos internacionales que de inmediato movilizan a los sectores interesados, unos para negar que exista racismo y otros para afirmar que es cotidiano.En los últimos días el tema del racismo ha regresado. Un informe del Departamento de Estado afirma que sí hay discriminación racial lo que ha motivado la respuesta airada del canciller, oportuna no porque la agencia norteamericana esté equivocada, sino porque los Estados Unidos son depredadores de derechos humanos a nivel mundial y no tienen moral para evaluar a nadie. Así que bravo por el canciller, y creo que vale la pena pedirle otra, y otra…Pero me parece que la sociedad dominicana merece reflexionar un poco más sobre el tema, no para evadir condenas o brillar internacionalmente, sino discretamente, para poder ser mejor. Y de paso arrebatar el tema del racismo a pequeños grupos de opinión que siguen creyendo en la supuesta esencia católica, hispánica y blanca de la sociedad dominicana, realmente la más mestiza del continente. Si la sociedad dominicana sigue influida por la idea de que hay una conspiración internacional contra ella (que no la hay) y que discutir es conceder al enemigo internacional, estará adoptando la pose de sociedad sitiada. La misma que enarboló Hitler contra la supuesta conspiración judeo-bolchevique, la que proclamó Stalin contra el cerco imperialista y la que justificó el macartismo como un antídoto contra la penetración comunista.En este artículo quiero discutir posibles acciones aclarando que dejo fuera de mis reflexiones a la cuestión migratoria (otro tema muy relevante) y me voy a concentrar en el racismo de dominicanos contra dominicanos, es decir de la marginación de los dominicanos negros, sus culturas y aspiraciones. Ni siquiera de los dominico/haitianos, sino estrictamente de los dominicanos.Es cierto que en la República Dominicana no hay políticas de discriminación legalmente aceptadas, y teóricamente un negro puede tener los mismos derechos que un blanco o un mestizo. Pero en la práctica no los tiene. Y en la misma práctica hay acciones permitidas que son netamente racistas y no se reprimen. Por consiguiente sí hay conceptos y prácticas racistas que pululan en un vacío de políticas públicas antirracistas.También es cierto que muchos problemas que tiene la población negra dominicana es por su pobreza. Es decir, les va muy mal, dicen, no por negros, sino por pobres. Pero es que la pobreza tiene aquí un color muy definido. Por lo regular, mientras más prietos, más pobres y mientras más ricos, más claros.Por otra parte, los colegios privados se nutren de estudiantes blancos. Los de Unibe no son negros, casi todos son blancos excepto algún que otro becado y los jóvenes afroamericanos. Los empresarios también lo son. Las páginas sociales están llenas de rostros blancos, tanto como la televisión. La mayoría de los políticos son blancos y cuando son negros tienen que sufrir el embate de "frentes patrióticos" racistas. Los comerciales son protagonizados por blancos, en algunos casos por caras tan caucásicas que ya no existen ni en Finlandia.En cambio en las escuelas públicas y en la UASD abundan más los negros. Los policías de la AMET también lo son. Los indigentes son casi siempre oscuritos, y no necesariamente por el sol. Y también los que pedalean bicicletas y hurgan en los basureros. La movilidad de los negros se muestra en áreas muy reducidas y de impacto menor como el deporte.Yo sugeriría, con toda la discreción de un observador externo, pero con el corazón puesto en el pueblo dominicano, cuatro tipos de acciones:---Incluir en la Constitución y en la legislación adjetiva la proscripción de todo tipo de manifestación, propaganda o alegoría negativa por la condición racial, étnica o cultural de una persona o grupo de personas. Penalizar las acciones de esta naturaleza.---Establecer parámetros para que la publicidad incluya personas de raza negra. Orange comenzó muy bien en esto hasta que se le ocurrió hacer una galería de dominicanos prominentes. Casi todos eran extraordinariamente blancos. Y desde entonces Orange es más de lo mismo.---Promover las manifestaciones culturales afro-dominicanas, con apoyos directos de la SEC, mediante festivales y programaciones en los teatros y en los medios de comunicación, etc. Lo que se hace hoy, lo hacen algunos especialistas tan consagrados como cargados de deudas por sus osadías.---Establecer programas de discriminación positiva en temas de educación y empleo para las personas de raza negra.Y claro que habría que trabajar seriamente con la prensa. Avergüenza el cinismo chabacano de algunos periodistas y medios de prensa que son capaces de decir que la República Dominicana no es racista porque aquí se le dice "negrito" a los negros en señal de cariño.¿Ustedes no lo han oído o leído? Yo sí, y para serles franco creo que esto es un exceso irresponsable y socialmente dañino de la libertad de prensa. Hasta ahí no.Aunque la SIP proteste.

1 comentarios:

Fabio dijo...

No solo en Republica Dominicana contestan con un si. La misma pregunta en cualquier parte del mundo hoy daria el mismo resultado.
El individualismo, el capitalismo atroz, son motores e impulsores de segregacion, de aislamiento, de marginacion.
Hasta en Afdrica las mismas tribus se destrozan no solo por cuestiones politicas, sino por rasgos distintivos...
que mal