viernes, 25 de enero de 2008

Críticas de Rudolf Carnap a Heidegger



Uno de los errores en los que incurre Heidegger en la manera de argumentar su filosofía es la realización de enunciados que aparentan ser proposiciones y que no lo son pues no expresan ninguna relación objetiva existente o inexistente. Sus enunciados cumplen con las reglas de la sintaxis, son gramaticalmente correctos, sin embargo carecen de sentido.
Sigue leyendo...
Es como decir “César es un número primo”. Es posible llegar por medio de operaciones gramaticalmente impecables a proposiciones carentes de sentido como “¿cuál es la situación en torno a esta nada?”. La carencia de significado en los enunciados de Heidegger es comprobada aquí pues, a diferencia de un lenguaje lógicamente correcto, este tipo de enunciados admite igualdad formal entre secuencias de palabras con sentido y carentes de él.
Frases como “la nada misma nadea”, poseen una palabra que ha sido convertida en verbo pero que con anterioridad esa misma palabra ha sido privada de su significado a través del uso metafórico que se le ha dado. Nos encontramos con una palabra que ha sido introducida como nueva pero que desde su origen mismo careció de todo significado. Se ha incurrido en dos errores, plantea Carnap, se ha usado la palabra nada como sustantivo y en segundo lugar ha habido una contradicción pues aún cuando resultara admisible la introducción de la palabra “nada” como el nombre o la descripción de algún objeto, la existencia de ese objeto resulta negada por su propia definición.
La pregunta como la respuesta sobre la nada en sí misma son igualmente un contrasentido. Carnap asevera que la metafísica no es una “superstición”, pues es posible creer en proposiciones falsas, pero no es posible creer en secuencias de palabras carentes de sentido. Finalmente podríamos concluir diciendo que las proposiciones de la metafísica no resultan aceptables ni consideradas como hipótesis de trabajo ya que no pueden ser ni verdaderas ni falsas pues esto es lo que justamente le falta a las pseudoproposiciones.