lunes, 11 de febrero de 2008

Baja calidad de la Educación en República Dominicana como una de las causas de la pobreza



El sistema educativo de los países desarrollado promueve de manera directa o indirecta la pobreza en sí misma al no implentar un sistema que de por sí enseñe a los jóvenes estudiantes a cuestionar nuestra sociedad y a quienes nos gobierna.

Seguir Leyendo...



Las veces que he podido acercarme de manera directa a la pobreza en sí, o sea, a comunidades de familias marginadas, personas que viven a la rivera de los ríos, excluidos, campesinos y gente que vive en precaria necesidad, he visto que existe una relación muy fuerte entre la calidad de la educación que reciben o han recibido estas personas y su pobreza. Sabemos que hoy en día la educación no es una palabra que se limita, o no se debe limitar entiendo yo, a enseñar a la gente a leer y escribir o a otorgarles un título de bachiller si es que lo alcanzan, o un título universitario si es que lo logran. La educación es mucho más que eso y creo que los países latinoamericanos a veces tenemos muy estrecha la cosmovisión del papel que juega la educación en la vida de los pueblos y el papel fundamental que tiene la educación para que los pueblos puedan salir de la extrema pobreza.

Hoy en día a los jóvenes se les está enseñando a leer, a escribir, a sumar, a aprender historia, sociales, biología, química y todo lo demás. Pero, y es mi pregunta, ¿se les está enseñando a pensar? ¿Se les está mostrando el camino y las bases que se necesitan para criticar a la sociedad y para cuestionar el sistema? Me parece que no, sólo se nos dan las ideas prefabricadas y ensambladas, se nos inculca el camino que hay que seguir pero no se nos motiva a hacer nuestro propio camino. Veo que se nos quiere hacer creer que la vieja visión del siglo XIX de que la técnica y el progreso son la respuesta para resolver los problemas de nuestra sociedad actual. Los que nos gobiernan hacen y deshacen con los ingresos de los pueblos, y los oprimidos no entienden no saben o no les dejan saber cómo funciona el sistema o cómo deberían de ser las cosas, así será muy difícil salir hacia adelante. Podrá haber cientos de Ong en latinoamérica dedicadas a luchar contra la pobreza pero si nuestros pueblos no acogen nuestra lucha como suya, nuestra lucha será cada vez más difícil.

¿Cuántos hoy en día - por poner un ejemplo - ven en una carrera como filosofía una alternativa valedera para ejercer una profesión digna en pleno s. XXI? Muchos se ríen en mi país cuando digo que eso es lo que estudio, otros ni saben que dicha carrera existe. Al parecer la ciencia y la tecnología son la respuesta, las ingenierías, la industrialización, la política, el conocimiento del sistema para poder uno mismo buscar la manera de cómo seguir explotando, el derecho, la medicina, todo cuanto pueda dejar un beneficio palpable y efectivo.
Nuevamente vuelvo a pedir, no quiero que se me mal interprete, todo esto es importante, pero sólo quiero mostrar otro punto de vista. Cuando se es médico y se trabaja en un hospital y vemos que el dinero no alcanza para medicamentos, cuando vemos que deliberadamente se atiende con preferencia a los que tienen el dinero en mano, cuando abusamos de nuestro cargo, ya sea en una institución del gobierno o en una empresa privada, cuando callamos y creemos que todo siempre ha sido así y por consiguiente todo debe quedar así, cuando un banco roba 55 mil millones a una nación y no nos alarmamos, cuando nuestros políticos se hacen ricos en cuatro años y se construyen casas, villas y castillos, cuando todo eso sucede y no nos alarma esta situación, es cuando realmente la situación es grave, es porque creemos que eso es lo normal, es porque pensar así es lo que hemos aprendido y heredado, es porque se nos ha enseñado a callar. Esa es la educación que los latinoamericanos estamos recibiendo, no la de pensar, la de "atrevernos a pensar" como diría Kant, sino la de asimilar y callar.

Quisiera terminar con un ejemplo de un programa educativo y tecnológico que está implementando el gobierno en mi país. Son los llamados CCI, Centros de Capacitación en Informática. Son pequeños centros de internet que el gobierno ha establecido y continúa estableciendo en distintas zonas del territorio nacional. ¿Qué se quiere lograr con ello? Que los medios de comunicación, en este caso el internet, sea asequible de manera gratuita en aquellos sectores de difícil acceso. La propuesta me parece genial, excelente, corta los muros que separan el acceso a la información a la clase menos pudiente, pero pregunto: ¿qué hace un niño de siete años con una o dos horas de internet gratis al día? Jugar si le enseñan como entrar a las páginas de sus muñequitos favoritos. ¿Qué hace un chico de 10 ó 14 años con acceso gratuito a la web? Hacer las tareas que les encomendaron en la escuela, siempre y cuando haya alguien que le pueda ayudar a ello. ¿Qué hace un joven de 17 ó 20 años en la internet? Hacer la tarea de la universidad, pero como aún no ha ingresado, chatear y tratar de conseguir una novia por la internet o tal vez ver algunas chicas atractivas y claro, cerrar el navegador cuando el encargado del CCI pase por sus espaldas. Créanme eso lo he visto en más de una ocasión. No quiero generalizar, claro que no todos pierden el tiempo en la web, pero, pregunto nuevamente ¿qué hacemos entregándole a nuestros jóvenes un arma tan fuerte como el internet - que no digo que no lo hagamos - cuando nuestros jóvenes no saben ni siquiera leer? (Entréguele a un joven de 18 años un cuento de Bosch o una novela de Márquez y pregúntele, si es que pudo leerla cuál es la idea central de la historia y ya verán a qué me refiero cuando digo que no sabemos leer).

Creo que la baja calidad de la educación de nuestros países, y el hecho de que no se nos enseñe a pensar sino a asimilar contenidos, guardan un lazo muy fuerte entre las causas de la pobreza en latinoamérica y tambíen en los países del tercer mundo.

2 comentarios:

Pensando en dijo...

Luisma me encanto tu articulo.

Creo que aun nos falta mucho que calar.

Una prueba de ello son los miles de profesionales que estan en el mercado laboral, muchos de ellos sin poseer toda la competencia necesaria para asumir un cargo.

En los paises desarrollados ir a la universidad es un privilegio que no todos alcanzan y pienso que es lo mejor. Las carreras técnicas son valoradas.

Necesitamos mejores maestros, mejores estudiantes, gobiernos mas concientes.



Besos y abrazos

Valentín dijo...

Hola Luis manuel, que tal estás! Soy valentín el amigo de tu prima esther. Me alegra mucho saber que eres un buen escritor.

Espero que escribas más a menudo. Te importa si pongo el titular de tu blog como mis visitantes?

Unn cordial saludo!